Como deberían ser los telediarios

Esto sí es un telediario de verdad, en el cual el pueblo puede identificarse y se cuentan las cosas sin cortapisas y con la proporcionalidad adecuada entre la noticia y el sentimiento que provoca. A la mierda con lo “políticamente correcto”. Creo que hoy en día, la palabra “política” está muy devaluada y es más bien un palabro que otra cosa.