Comprender la economía

Bitllets euro

Puedes conducir un coche sin saber como funciona un motor.

Puedes comerte una hamburguesa sin saber de qué animal procede la carne, como criar ese animal, como procesar esa carne, que más ingredientes lleva una hamburguesa, qué o quién le ha dado su forma, quién la ha transportado, que intermediarios se ganan la vida con ella…

Puedes invertir en bolsa y hasta ganar dinero sin saber que en realidad estás financiando empresas que se dedican a fabricar armas o a experimentar medicinas con ciudadanos del tercer mundo.

Puedes hacer muchas cosas sin saber como funcionan o qué las hace funcionar.

Aún siendo lo anterior posible, mi intuición me dice que seguramente nuestra vida mejorará en tanto más sepamos del porqué de las cosas. Deberíamos acostumbrarnos a pensar más y a plantearnos e incluso replantearnos todo lo que nos afecta. Y de entre las cosas que nos afectan, hay una que es omnipresente: la economía. Todos manejamos dinero porque ya hace siglos que descubrimos que el trueque era engorroso y tenía graves limitaciones. Así que, con el invento del dinero, nuestra vida mejoró sustancialmente. Eso es innegable. El problema es que al igual que con tantas cosas, al final actuamos por inercia, ya que nuestro cerebro funciona en gran parte de esta manera: por aceptación de conocimientos acumulados por el efecto trinquete.
Este sistema tiene la desventaja de que actuamos automáticamente, aceptando cosas que no hemos pensado ni validado por nosotros mismos, y desconociendo los mecanismos que hacen funcionar algo. La propuesta de hoy para mis lectores es que al menos en algo tan importante como es la economía, hagan el esfuerzo por comprenderla para quizás de esta manera mejorar la de su entorno más próximo. Y ya de paso, si se le ocurre alguna buena idea que proponer a nuestros gobernantes, ¡pues mejor que mejor!
Hace poco he descubierto un blog muy interesante titulado “Desde el exilio”. Uno de los contenidos de este blog es un libro que esta siendo publicado por capítulos y que se titula “Comprendiendo la economía”. El autor es Mill, y es de los míos. No, yo no soy economista. Me refiero a que su aproximación a la economía es desde el enfoque del método científico, y no desde el enfoque de los supuestos gurús que no dan pie con bola. Por ahora lleva la presentación con su cruzada personal y trece capítulos. No tienen desperdicio. Lectura recomendada.