Laicos pagando la religi贸n

En el siguiente video Jos茅 Luis Sampedro relata la triste realidad espa帽ola: Aunque unas tres cuartas partes de la poblaci贸n es laica, pagamos de nuestros impuestos todos los gastos que genera la religi贸n, que no son pocos鈥 por ejemplo, la visita del Papa.


Mucha crisis y seguimos tirando el dinero. Yo cre铆a que la democracia era una cosa en que la mayor铆a mandaba… l谩stima que la bonita teor铆a no se se corresponda para nada con la realidad.

Las 10 estrategias de Manipulaci贸n Medi谩tica

Los ciudadanos estamos siendo constantemente manipulados. Las clases dirigentes, con poder y dinero son quienes manipulan al ciudadano de pie, a la clase obrera. Para lograrlo usan diferentes t茅cnicas, unas m谩s burdas que otras, y se apoyan, como no, en todos y cada uno de los medios de comunicaci贸n a su abasto. Vamos a conocer 10 estrategias de manipulaci贸n de mano del gran pensador, estudioso y activista Noam Chomsky. Todo lo que sigue es un powerpoint que he copiado aqu铆 y cuyo autor desconozco. Se hace referencia a un documento titulado: “Armas silenciosas para guerras tranquilas“. Desde luego el nombre est谩 bien escogido y describe con precisi贸n el cinismo de quienes nos manipulan sin ning煤n tipo de escr煤pulos.

TV arma de manipulaci贸n masiva

NOAM Chomsky y las 10 Estrategias de Manipulaci贸n Medi谩tica

El ling眉ista Noam Chomsky elabor贸 la lista de las 鈥10 Estrategias de Manipulaci贸n鈥 a trav茅s de los medios

1

1. La estrategia de la distracci贸n

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracci贸n que consiste en desviar la atenci贸n del p煤blico de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites pol铆ticas y econ贸micas, mediante la t茅cnica del diluvio o inundaci贸n de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.
La estrategia de la distracci贸n es igualmente indispensable para impedir al p煤blico interesarse por los conocimientos esenciales, en el 谩rea de la ciencia, la econom铆a, la psicolog铆a, la neurobiolog铆a y la cibern茅tica.
鈥滿antener la Atenci贸n del p煤blico distra铆da, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al p煤blico ocupado, sin ning煤n tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto 鈥楢rmas silenciosas para guerras tranquilas)鈥.
2

2. Crear problemas y despu茅s ofrecer soluciones.

Este m茅todo tambi茅n es llamado 鈥減roblema-reacci贸n-soluci贸n鈥.
Se crea un problema, una 鈥渟ituaci贸n鈥 prevista para causar cierta reacci贸n en el p煤blico, a fin de que 茅ste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el p煤blico sea el demandante de leyes de seguridad y pol铆ticas en perjuicio de la libertad. O tambi茅n: crear una crisis econ贸mica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios p煤blicos.
3

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por a帽os consecutivos.
Es de esa manera que condiciones socioecon贸micas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las d茅cadas de 1980 y 1990: Estado m铆nimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revoluci贸n si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisi贸n impopular es la de presentarla como 鈥渄olorosa y necesaria鈥, obteniendo la aceptaci贸n p煤blica, en el momento, para una aplicaci贸n futura.
Es m谩s f谩cil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el p煤blico, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que 鈥渢odo ir谩 mejorar ma帽ana鈥 y que el sacrificio exigido podr谩 ser evitado. Esto da m谩s tiempo al p煤blico para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignaci贸n cuando llegue el momento.
5

5. Dirigirse al p煤blico como criaturas de poca edad.

La mayor铆a de la publicidad dirigida al gran p煤blico utiliza discurso, argumentos, personajes y entonaci贸n particularmente infantiles, muchas veces pr贸ximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto m谩s se intente buscar enga帽ar al espectador, m谩s se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qu茅?
鈥淪i uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 a帽os o menos, entonces, en raz贸n de la sugestionabilidad, ella tender谩, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacci贸n tambi茅n desprovista de un sentido cr铆tico como la de una persona de 12 a帽os o menos de edad (ver 鈥淎rmas silenciosas para guerras tranquilas鈥)鈥.
6

6. Utilizar el aspecto emocional mucho m谩s que la reflexi贸n.

Hacer uso del aspecto emocional es una t茅cnica cl谩sica para causar un corto circuito en el an谩lisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilizaci贸n del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos鈥
7

7. Mantener al p煤blico en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el p煤blico sea incapaz de comprender las tecnolog铆as y los m茅todos utilizados para su control y su esclavitud.
鈥淟a calidad de la educaci贸n dada a las clases sociales inferiores debe ser la m谩s pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver 鈥楢rmas silenciosas para guerras tranquilas)鈥.
8

8. Estimular al p煤blico a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al p煤blico a creer que es moda el hecho de ser est煤pido, vulgar e inculto鈥
9

9. Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente 茅l el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. As铆, en lugar de rebelarse contra el sistema econ贸mico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibici贸n de su acci贸n. Y, sin acci贸n, no hay revoluci贸n!
10

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los 煤ltimos 50 a帽os, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del p煤blico y aquellos pose铆das y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biolog铆a, la neurobiolog铆a y la psicolog铆a aplicada, el 鈥渟istema鈥 ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma f铆sica como psicol贸gicamente.
El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo com煤n de lo que 茅l se conoce a s铆 mismo. Esto significa que, en la mayor铆a de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre s铆 mismos.

Comprender la econom铆a

Bitllets euro

Puedes conducir un coche sin saber como funciona un motor.

Puedes comerte una hamburguesa sin saber de qu茅 animal procede la carne, como criar ese animal, como procesar esa carne, que m谩s ingredientes lleva una hamburguesa, qu茅 o qui茅n le ha dado su forma, qui茅n la ha transportado, que intermediarios se ganan la vida con ella…

Puedes invertir en bolsa y hasta ganar dinero sin saber que en realidad est谩s financiando empresas que se dedican a fabricar armas o a experimentar medicinas con ciudadanos del tercer mundo.

Puedes hacer muchas cosas sin saber como funcionan o qu茅 las hace funcionar.

A煤n siendo lo anterior posible, mi intuici贸n me dice que seguramente nuestra vida mejorar谩 en tanto m谩s sepamos del porqu茅 de las cosas. Deber铆amos acostumbrarnos a pensar m谩s y a plantearnos e incluso replantearnos todo lo que nos afecta. Y de entre las cosas que nos afectan, hay una que es omnipresente: la econom铆a. Todos manejamos dinero porque ya hace siglos que descubrimos que el trueque era engorroso y ten铆a graves limitaciones. As铆 que, con el invento del dinero, nuestra vida mejor贸 sustancialmente. Eso es innegable. El problema es que al igual que con tantas cosas, al final actuamos por inercia, ya que nuestro cerebro funciona en gran parte de esta manera: por aceptaci贸n de conocimientos acumulados por el efecto trinquete.
Este sistema tiene la desventaja de que actuamos autom谩ticamente, aceptando cosas que no hemos pensado ni validado por nosotros mismos, y desconociendo los mecanismos que hacen funcionar algo. La propuesta de hoy para mis lectores es que al menos en algo tan importante como es la econom铆a, hagan el esfuerzo por comprenderla para quiz谩s de esta manera mejorar la de su entorno m谩s pr贸ximo. Y ya de paso, si se le ocurre alguna buena idea que proponer a nuestros gobernantes, 隆pues mejor que mejor!
Hace poco he descubierto un blog muy interesante titulado “Desde el exilio”. Uno de los contenidos de este blog es un libro que esta siendo publicado por cap铆tulos y que se titula “Comprendiendo la econom铆a”. El autor es Mill, y es de los m铆os. No, yo no soy economista. Me refiero a que su aproximaci贸n a la econom铆a es desde el enfoque del m茅todo cient铆fico, y no desde el enfoque de los supuestos gur煤s que no dan pie con bola. Por ahora lleva la presentaci贸n con su cruzada personal y trece cap铆tulos. No tienen desperdicio. Lectura recomendada.

Las galletas esp铆as

Chocolate chip cookie

Que vivimos en una 茅poca digital es un hecho. Parte de nuestra vida ya pasa delante de un ordenador, interactuando con 茅l, y ello entra帽a alg煤n que otro peligro. Simplificando un poco, podr铆a decirse que los peligros de una vida “anal贸gica” suelen tener su equivalente en la vida digital.

Pero hoy, me gustar铆a hablar de una de estas actividades en concreto que tiene que ver con galletas. As铆 a priori las galletas no parecen muy peligrosas. Al contrario, las galletas suelen evocar recuerdos deliciosos y hasta salivaci贸n como si fu茅ramos los mism铆simos perros de P谩vlov. Os dir茅 una cosa, hay mucha gente sin escr煤pulos en el mundo empresarial y sobretodo en el sector de la publicidad. 驴Y a que no adivin谩is qu茅 es lo que les hace salivar a ellos? Pues muy f谩cil: lo que les hace salivar lo vienen haciendo impunemente desde hace mucho tiempo con o sin tu consentimiento. Se dedican a algo que nadie en su sano juicio permitir铆a en su vida “anal贸gica”. Se dedican a seguirte y ver que sitios visitas, registrar que te interesa, d贸nde haces click… con los oscuros fines de obtener informaci贸n privilegiada sobre t铆, tus gustos, aficiones necesidades. Si esto no es un burdo, llano y vil espionaje en toda regla, no s茅 que es. Personalmente, prefiero no ser espiado y sin embargo padecer la gran carga de buscar yo mismo lo que me interese, cuando me interese y con las herramientas que yo decida.

Por suerte, hay algunas herramientas que pueden ayudarnos a detectar estas infames galletas y desactivarlas. Una que parece bastante eficaz la encontrar茅is en el enlace que os pongo a continuaci贸n. Pero antes de ir al sitio os aviso que est谩 en ingl茅s pero existe la posibilidad del cambio del idioma al castellano. Lo m谩s pr谩ctico es seleccionar todo y enviar la petici贸n de baja de cada uno de estos sistemas de seguimiento.

Desactivar las infames galletas esp铆as que te siguen a todas partes

Ah, y recordad, las cookies buenas son como las de la foto. De las cookies de internet, 隆desconfiad!