Deja de buscar respuestas y las encontrarás

Almendruco’s Trick

El misterio de la vida consiste en dominar el viejo truco del almendruco





  • Licencia de uso

    Licencia de uso

      www.flickr.com
      Esto es un script de Flickr que muestra fotos del álbum Favorites. Crea tu propio script aquí.
  • Sindicación





  • Subscribir Almendruco's Trick con Bloglines

    Si quieres recibir Almendruco's Trick en tu correo, escribe tu e-mail:

    Se te enviará gracias a FeedBurner



    todas las estadísticas que puedas necesitar

    Archivo de April, 2007

    ¿Para cuándo el próximo Chicxulub?

    April 8 2007

    impacto.jpg

    La historia de hoy, al igual que la última, también la he sacado del libro “Una breve historia de casi todo” de Bill Bryson. De las numerosas historias que encontré que me dieron ideas para comentar en Almendruco’s Trick, esta fue una de las más atrayentes.

    Hay realidades que no forman parte de nuestra vida cotidiana. Nunca pensamos en ellas. Pero están ahí. ¿Eres de los que nunca deja de sufrir? ¿Te preocupas por cualquier nimiedad? Si es así, la historia de hoy está dedicada a ti.

    Es lamentable que haya quien se pase la vida preocupado por tonterías, sobre todo por las tonterías sobre cuyo desenlace no tenemos ningún tipo de control. Para entender mejor el concepto, recurriré a ese recurso tan manido que es la exageración. En este caso, lo exagerado no será la causa de preocupación (que es real). Lo que pretendo exagerar es la sensación de poco control que en realidad tenemos sobre nuestra vida (o muerte…).
    Creo que cambiar el orden de magnitud de lo que pensamos, puede ayudarnos a relativizar lo que afecta nuestras vidas.
    Me gustaría -a modo de terapia de choque-, darles muchos más motivos de preocupación a esas personas. Puede que si superamos su capacidad de sufrimiento auto-provocado yendo un poco más allá, su mente pueda desconectar su discurso auto-lesionador por un breve periodo de tiempo, permitiendo así a la parte del cerebro que sea que alberga el sentido común, reconstruir el sistema de defensa. Me refiero al sistema de defensa del que normalmente disponemos todos para luchar contra el miedo fútil, es decir, contra un miedo que nos perjudica en vez de ayudarnos, pues todo lo que hará por nosotros es robarnos gran cantidad de energía.

    Por todo ello, dejad que añada otro motivo más de preocupación a todas aquellas personas que suelan perder su precioso tiempo y energía acumulando preocupaciones. Y no se me ha ocurrido mejor y más grande preocupación que esta que titularé:

    Adivina adivinanza…¿para cuándo el próximo Chicxulub?

    Nota: Chicxulub es un famoso cráter dejado por un meteorito gigante ubicado en Yucatán (México), que se cree responsable de la extinción de probablemente el 50% de las especies del planeta incluyendo los dinosaurios. (+info 1) (+info 2) (+info 3)

    Les pregunté qué aviso tendríamos si una mole de roca similar se dirigiera hoy hacia nosotros.
    -Bueno, seguramente ninguno –se apresuró a contestar Anderson-. No sería visible a simple vista hasta que se calentase, y eso no sucedería hasta que entrara en la atmósfera, y lo haría aproximadamente un segundo antes de llegar a tierra. Hablamos de algo que se mueve muchas decenas de veces más deprisa que la bala más rápida. Salvo que lo haya visto alguien con un telescopio, y en realidad no hay ninguna certeza de que vaya a ser así, nos pillaría completamente desprevenidos.
    Un asteroide o un cometa que viajase a velocidades cósmicas entraría en la atmósfera terrestre a tal velocidad que el aire no podría quitarse de en medio debajo de él y resultaría comprimido como en un bombín de bicicleta. Como sabe cualquiera que lo haya usado, el aire comprimido se calienta muy deprisa y la temperatura se elevaría debajo de él hasta llegar a unos 60.000 grados kelvin o diez veces la temperatura de la superficie del Sol. En ese instante de la llegada del meteorito a la atmósfera, todo lo que estuviese en su trayectoria (personas, casas, fábricas, coches) se arrugaría y se esfumaría como papel de celofán puesto al fuego.
    Un segundo después de entrar en la atmósfera, el meteorito chocaría con la superficie terrestre, allí donde la gente de Manson habría estado un momento antes dedicada a sus cosas. El meteorito propiamente dicho se evaporaría instantáneamente, pero la explosión haría estallar mil kilómetros cúbicos de roca, tierra y gases supercalentados. Todos los seres vivos en 250 kilómetros a la redonda a los que no hubiese liquidado el calor generado por la entrada del meteorito en la atmósfera perecerían entonces con la explosión. Se produciría una onda de choque inicial que irradiaría hacia fuera y se lo llevaría todo por delante a una velocidad que sería casi la de la luz.
    Para quienes estuviesen fuera de la zona inmediata de devastación, el primer anuncio de la catástrofe sería un fogonazo de luz cegadora (el más brillante que puedan haber visto ojos humanos), seguido de un instante a un minuto o dos después por una visión apocalíptica de majestuosidad inimaginable: una pared rodante de oscuridad que llegaría hasta el cielo y que llenaría todo el campo de visión desplazándose a miles de kilómetros por hora. Se aproximaría en un silencio hechizante, porque se movería mucho más deprisa que la velocidad del sonido. Cualquiera que estuviese en un edificio alto de Omaha o Des Moines, por ejemplo, y que mirase por casualidad en la dirección correcta, vería un desconcertante velo de agitación seguido de la inconsciencia instantánea.
    Al cabo de unos minutos, en un área que abarcaría desde Denver a Detroit, incluyendo lo que habían sido Chicago, San Luis, Kansas City, las Ciudades Gemelas (en suma, el Medio Oeste entero), casi todo lo que se alzase del suelo habría quedado aplanado o estaría ardiendo, y casi todos los seres vivos habrían muerto. A los que se hallasen a una distancia de hasta 1.500 kilómetros iría disminuyendo gradualmente la devastación.
    Pero eso no es más que la onda de choque inicial. Sólo se pueden hacer conjeturas sobre los daños relacionados, que serían sin duda contundentes y globales. El impacto desencadenaría casi con seguridad una serie de terremotos devastadores. Empezarían a retumbar y a vomitar los volcanes por todo el planeta. Surgirían maremotos que se lanzarían a arrasar las costas lejanas. Al cabo de una hora, una nube de oscuridad cubriría toda la Tierra y caerían por todas partes rocas ardientes y otros deshechos, haciendo arder en llamas gran parte del planeta. Se ha calculado que al final del primer día habrían muerto al menos mil quinientos millones de personas. Las enormes perturbaciones que se producirían en la ionosfera destruirían en todas partes los sistemas de comunicación, con lo que los supervivientes no tendrían ni idea de lo que estaba pasando en otros lugares y no sabrían adónde ir. No importaría mucho. Como ha dicho un comentarista huir significaría “elegir una muerte lenta en vez de una rápida. El número de víctimas variaría muy poco por cualquier tentativa plausible de reubicación, porque disminuiría universalmente la capacidad de la Tierra para sustentar vida”.
    La cantidad de hollín y de ceniza flotante que producirían el impacto y los fuegos siguientes taparía el Sol sin duda durante varios meses, puede que durante varios años, lo que afectaría a los ciclos de crecimiento. Investigadores del Instituto Tecnológico de California analizaron, en el año 2001, isotopos de helio de sedimentos dejados por el impacto posterior del KT y llegaron a la conclusión de que afectó al clima de la Tierra durante unos diez mil años. Esto se usó concretamente como prueba que apoyaba la idea de que la extinción de los dinosaurios había sido rápida y drástica… y lo fue, en términos geológicos. Solo podemos hacer conjeturas sobre cómo sobrellevaría la humanidad un acontecimiento semejante, o si lo haría.

    Ah, y si quieres alimentar más tu preocupación con algunos datos, ahí va este que he sacado de este interesante artículo: Debatiendo la extinción de los dinosaurios:

    Han sido detectados unos 2.225 objetos cercanos a la Tierra (NEOs = Near Earth Objects), principalmente por telescopios en tierra, y que varían en tamaño entre los 10 metros y los 30 kilómetros, de una población total estimada de alrededor de un millón. Alguna información sobre el tamaño y la composición física de estos NEOS está disponible para solamente 300 objetos. El número total de objetos de un kilómetro o más de diámetro, un tamaño que luego de un impacto podría causar una catástrofe global en la Tierra, se estima entre 900 y 1.230.
    Crédito: NASA

    ¿Quieres conocer los riesgos de que la Tierra sufra de nuevo los efectos devastadores (o no) derivados del impacto de un meteorito? Pues sigue este enlace a esta página de la NASA: Riesgos actuales de impactos de meteoritos

    Bueno, ya está… quien se preocupe por todo, incluso sobre aquello sobre lo que no tiene ningún control…ya tiene un motivo más para preocuparse.

    De nada. 😉

    Publicado en Almendruco, Chicxulub, Ciencia, Libros, Locura, Vida | Escribe el primer comentario »

    Muchas gracias bacterias

    April 5 2007

    Las bacterias nos permiten vivir en su planeta. Es así. Aceptémoslo.
    Esta entrada está dedicada a todo aquel obsesionado con la higiene, con los microbios y las bacterias. El siguiente fragmento esta sacado del bestseller “Una breve historia de casi todo” de Bill Bryson. Concretamente del capitulo 20, Un mundo pequeño:

    No tiene ningún sentido, en realidad, que intentes esconderte de tus bacterias, ya que están siempre dentro de ti y a tu alrededor, en cantidades que te resultarían inconcebibles. Si gozas de buena salud y eres medianamente diligente respecto a la higiene, tendrás un rebaño de unos 1.000 billones de bacterias pastando en las llanuras de tu carne, unas 100.000 por cada centímetro cuadrado de tu piel. Están ahí para zamparse los 10.000 millones o así de escamas de piel de las que te desprendes cada día, más todos los sabrosos aceites y los minerales fortalecedores que afloran de poros y fisuras. Eres para ellos el mejor fufé, con la ventaja añadida de calor y movilidad constante. Y ellas te dan para agradecértelo el “olor corporal”.
    Y ésas son sólo las bacterias que viven en la piel. Hay miles de billones más alojadas en el intestino y en los conductos nasales, aferradas a tu cabello y a tus pestañas, nadando por la superficie de tus ojos, taladrando el esmalte de dientes y muelas. El sistema digestivo alberga él solo más de 100.000 billones de microbios, de 400 tipos como mínimo. Unas bacterias se dedican a los azúcares, otras a los almidones, las hay que atacan a otras bacterias…
    Un número sorprendente de ellas, como las ubicuas espiroquetas intestinales, no tienen absolutamente ninguna función apreciable. Parece que les gusta simplemente estar contigo. El cuerpo humano consta de unos 10.000 trillones de células, pero alberga unos 100.000 trillones de células bacterianas. Son, en suma, una gran parte de nosotros. Desde el punto de vista de las bacterias, claro, nosotros somos una parte bastante pequeña de ellas.
    Como los humanos somos lo suficientemente grandes y listos para fabricar y utilizar antibióticos y desinfectantes, es fácil que nos creamos que hemos arrinconado ya a las bacterias en los márgenes de la existencia. No lo creas. Puede que las bacterias no sean capaces de construir ciudades y que no tengan una vida social interesante, pero estarán aquí cuando estalle el Sol. Éste es su planeta, y nosotros estamos en él sólo porque ellas nos permiten estar.

    El motivo de difundir este fragmento es por una parte aprender algo de ciencia, y por otra -y no menos importante-, recordarnos que no somos el centro del Universo y que no somos tan importantes ni necesarios como solemos pensar. Como dice una canción de El último de la fila: …soy un accidente…un error de medida… (y tiene razón…el ser humano no es más que eso, un accidente).

    Bacterias…gracias por estar ahí…gracias por todo. Os lo digo de corazón.

    Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

    Publicado en Almendruco, Ciencia, Libros, Vida | Escribe el primer comentario »

    Primero Eva y luego Adan

    April 1 2007

    la-contra.gif

    La sección de la Contra de La Vanguardia de 6 de marzo de 2007 nos ofrece una interesante entrevista con la neurobióloga y neuropsiquiatra Louann Brizendine. Es experta en el cerebro femenino. La entrevista la realiza Ima Sanchís.

    Como hombre, pienso que aunque la entrevistada tiene una sólida base científica, imprime un carácter bastante feminista a sus respuestas. No estoy de acuerdo con que los preliminares del acto sexual en la mujer son lo sucedido las 24 horas antes y en el hombre solamente 3 minutos. Por la parte del hombre me parece una exageración muy burda. Puede que no lleguemos a las 24 horas, pero desde luego nuestro memoria es bastante mayor que la de los peces de nuestro acuario.

    La respuesta a la última pregunta sobre la capacidad masculina me parece totalmente fuera de lugar. Puede que sea verdad que los hombres no gozamos de tanta empatia como las mujeres, pero no es nula. Los hombres también nos preocupamos por los demás y también sabemos lidiar con los sentimientos de otras personas. No somos solamente válidos para estar centrados en tareas no emocionales tal y como se desprende de la respuesta de la doctora Louann.

    Por lo demás, una entrevista excelente que espero que también lo sea para vosotros. Ahí va:


    No esperes que un hombre sea tu mejor amiga

    54 años. Nací en Kentucky y vivo en Sausalito. Casada por segunda vez. Fui una madre soltera durante 8 años. Soy la primera catedrática mujer del departamento de Psiquiatría de la Universidad de California. Las mujeres somos excelentes profesionales, debemos luchar para que durante la crianza los trabajos se flexibilicen.

    Louann Brizendine


    – Dios creó a la mujer y de ella nació el hombre.

    – Sí, lo de Adán y Eva va al revés. En la naturaleza el esquema por defecto es hembra. A las ocho semanas de gestación una gran cantidad de testosterona convierte el cerebro femenino en masculino.

    – Hoy las adolescentes prefieren ser modelos a científicas, ¿ha fracasado el feminismo?

    – Entre los 9 y los 15 años el nivel de testosterona en los varones se multiplica por 20, activando los circuitos cerebrales de la persecución sexual. En la hembra el estrógeno y la progesterona también suben mucho y su misión es atraer a los hombres, por eso las adolescentes africanas se hacen cicatrices o bajo la chilaba de las musulmanas asoma un pantaloncito de color. No es cultura, es biología.

    – En Occidente es un grito a veces excesivo.

    – El mercado vende a las adolescentes que estando delgadísimas u operándose los pechos atraerán más a los hombres. Están utilizando sus circuitos cerebrales y es peligroso.

    – A usted, ¿qué le ha sorprendido de su cerebro femenino?

    – Yo pasé tres años investigando sobre lo femenino en diez áreas especializadas diferentes. El problema es que los científicos vivimos en silos paralelos y no nos hablamos ni nos leemos de un silo a otro. Yo, por ejemplo, no sabía que el cerebro de la mujer se encoge durante el embarazo. Fue un shock.

    – Pero luego se recupera.

    – Sí, seis meses después del parto, y se vuelve más eficiente que antes. El mismo proceso sufre la madre adoptiva. Es un fenómeno relacionado con la secreción de hormonas de vínculo afectivo.

    – ¿Algún otro susto hormonal?

    – ¡Hay tantos! Se desarrolla mucho el área de protección y de eficiencia, pero en ese periodo la mujer está constantemente agotada y, en los tiempos que corren, muy estresada.

    – En esos casos, ¿nada mejor que la compañía de otra mujer?

    – Si, la intimidad compartida excita el cerebro femenino, provoca la liberación de oxitocina, que es una hormona de apego y vínculo, y libera dopamina (como lo hace la cocaína, saltar en paracaídas, un orgasmo…), un producto neuroquímico que causa placer.

    – Si obtenemos placer charlando entre mujeres, ¿por qué nos empeñamos en hacerlo con los hombres?

    – La decepción por no poder comunicarse a fondo con los hombres es una constante en la mujer desde la adolescencia. Experimentamos el amor cuando “él me habla y me escucha”. Los hombre sin embargo afirman: “Sé que me ama porque le gusta hacer el amor conmigo”. Aquí tenemos la gran brecha.

    – ¿Cómo resolverlo?

    – El conocimiento es poder. Nunca esperes que un hombre sea tu mejor amiga.

    – ¿Y por qué nos hace esto la biología?

    – Porque no quiere la paz entre los sexos, quiere que el ADN se perpetúe.

    – Ya, pero si por la mañana nos peleamos por la noche no me apetece el sexo.

    – Las mujeres sólo pueden tener orgasmos si desactivan la amígdala, centro de la ansiedad y el temor. Para las mujeres los preliminares son todo lo que sucede en las 24 horas anteriores a la penetración del pene. Para los varones, son lo que sucede 3 minutos antes.

    – ¿Y luego llegan los hijos para acabar de alterar la relación?

    – El cerebro femenino es inundado por hormonas y la mujer pasa a vivir y respirar para dos. El 50% de las mujeres no recupera el interés sexual hasta 12 meses después del puerperio, pero el hombre no lo entiende y se vuelve muy agresivo. Su chica ahora tiene otro amante, su hijo, y extrañas necesidades: necesita que el hombre adopte otro papel.

    – ¿De qué se trata?

    – Quiere sentirse protegida, su cerebro necesita ayuda. Si el padre puede hacer esa transición, la relación sobrevivirá y crecerá, pero para eso el hombre tiene que ser psicológicamente maduro. Una tercera parte de los hombres lo consigue.

    – ¿. .. Y qué ocurre con el resto?

    – Si él no es parte de la solución, es un problema, y la madre no tiene suficiente energía para ocuparse del niño y del hombre inmaduro, que además en esa etapa de la crianza suele quejarse. Ésa es la realidad y es biológica.

    – ¿?

    – Hormonas, productos neuroquímicos y circuitos cerebrales se dedican a la agresión materna,es decir, la capacidad de matar para defender al bebé. La mujer que trabaja tiene que asegurarse de que el niño se encuentra a salvo mientras ella no está, sólo así se desconecta la amígdala y se centra en el trabajo.

    – Y mientras tanto, ¿qué pueden hacer las madres para no estar estresadas?

    – La biología les exige estar con sus hijos, no es una opción, es una necesidad, así que hay que luchar por las guarderías en las empresas y el horario flexible. Al niño le ocurre lo mismo, estaría con la madre hasta los 13 años el cien por cien de su tiempo.

    – Entonces, ¿qué pintan los padres?

    – Los padres generan circuitos cerebrales de dependencia hacia el niño y el niño hacia ellos, como las madres que adoptan. Pero para eso es necesario que el padre tenga un tiempo de responsabilidad primaria.

    – ¿El cerebro femenino es más empático?

    – Sí, se debe a las hormonas espejo que se activan cuando observamos una expresión facial de otro, captamos mejor los matices emocionales. La reacción típica del cerebro masculino ante una emoción es evitarla.

    – ¿La gran capacidad masculina?

    – Su cerebro es capaz de ignorar las necesidades de los demás para centrarse más en la tarea que está haciendo; es útil.


    el-cerebro-femenino.gif

    Si os ha gustado la entrevista y os interesa el tema, puede que queráis leer su libro: El cerebro femenino

    Publicado en Almendruco, Ciencia, Entrevistas | Escribe el primer comentario »