Deja de buscar respuestas y las encontrarás

Almendruco’s Trick

El misterio de la vida consiste en dominar el viejo truco del almendruco





  • Licencia de uso

    Licencia de uso

      www.flickr.com
      Esto es un script de Flickr que muestra fotos del álbum Favorites. Crea tu propio script aquí.
  • Sindicación





  • Subscribir Almendruco's Trick con Bloglines

    Si quieres recibir Almendruco's Trick en tu correo, escribe tu e-mail:

    Se te enviará gracias a FeedBurner



    todas las estadísticas que puedas necesitar

    Hay que dormir más y hacer menos

    2 January 2007

    Esto que vais a leer, es una entrevista a Satish Kumara, realizada por Ima Sanchís para la sección “La contra” de La Vanguardia (el periódico más vendido de Catalunya, España). Es la segunda entrevista que “corto y pego” aquí en Almendruco’s Trick. No he podido evitar hacerlo ya que su contenido es 100% Almendruco’s Trick Compliant. La primera fue esta: “No conseguirás nada sólo”
    Esta sección de La Vanguardia, es buenísima. Vale la pena comprar todo el periódico simplemente por leer “La contra”.

    Ahí va:

    Este hombre me cayó del cielo. Fue su hija Maya la que me llamó: “Mi padre fue monje jainista. A los 25 años dio la vuelta al mundo a pie por la paz. Luego se asentó en Inglaterra y editó la revista “Resurgence”, el espíritu que guía a un gran número de movimientos ecológicos, espirituales y educacionales en Gran Bretaña. Fundó la Small School en Hartland, escuela secundaria pionera que incluye valores ecológicos y espirituales. Y el Schumacher College, donde se estudia ciencia del medio ambiente, economía ecologista y filosofía holística”. Satish es un hombresabio, compasivo y vigoroso, que cree que todo lo que vive es sagrado. Parte de su filosofía se refleja en un precioso relato, “El Buda y el terrorista”, y en “Tú eres, luego yo soy”

    SATISH KUMARA “Hay que dormir más y hacer menos”

    Editor, Pedagogo y escritor

    IMA SANCHÍS- 04/11/2006

    Tengo 70 jóvenes años. Nací en Rajastán (India) y vivo en Inglaterra. Casado y con dos hijos. Licenciado en Filosofía y Teología, y doctorado en Educación y en Literatura, pero no hice ningún esfuerzo por conseguirlo. Soy verde. Debemos ser amigos de la Tierra, no dominar la Tierra. Tanta actividad y trabajo nos está destruyendo

    Por qué se puso a caminar?

    – Estaba sentado con el periódico en un café y leí que el filósofo Bertrand Russell, a sus 90 años, estaba en la cárcel por protestar contra las armas nucleares.

    – Y se sintió un inútil.

    – No pude evitar preguntarme: “¿Qué hace un hombre joven como yo sentado en un bar tomando café mientras un anciano pelea por la vida? Me apunte al movimiento por la paz y con un amigo comencé una acción.

    – Caminar hasta las cuatro capitales nucleares: Moscú, París, Londres, Washington.

    – Sí, y mi gurú en India me dio otra idea, que anduviera sin dinero en el bolsillo. Mis amigos insistían: “Satish, es una locura adentrarse en Pakistán caminando y sin dinero, hemos tenido tres guerras, es un país enemigo”. Pero mi gurú también me había dicho que la confianza es la raíz de la paz.

    – Radical, su gurú.

    – En Pakistán ocurrió el milagro, la gente sabía que éramos los peregrinos por la paz. “Fíjate – le dije a mi amigo-, si venimos como indios, nos encontramos con pakistaníes; si venimos como hindúes, nos encontramos con musulmanes; pero si venimos como seres humanos, sólo nos vamos a encontrar con seres humanos”. Con ese espíritu de confianza caminamos 8.000 millas.

    – Pero en París lo metieron en la cárcel.

    – En Rusia una mujer nos dio cuatro bolsitas de té para los respectivos presidentes de los países y un mensaje: “Si en algún momento tiene el pensamiento de apretar el botón nuclear, por favor, tómese antes el té, dese un tiempo para reflexionar. Le sentará bien”.

    – ¿Los entregó?

    – Sólo el presidente De Gaulle lo rechazó, protestamos frente al Elíseo y nos detuvieron.

    – ¿Mereció la pena?

    – Cuando no había comida aprendí a ser positivo y repetirme: “Esto es una oportunidad para ayunar”. Si no había refugio para dormir, me decía: “Ésta es una oportunidad para dormir bajo las estrellas”. Convertí todas las dificultades en oportunidades. Cuando la vida es demasiado benevolente no descubres quién eres.

    – Nunca lo descubres en todas las facetas.

    – No, pero Descartes se equivocó en su “pienso, luego existo”. No existimos en la cabeza, existimos en relación con los otros. La Tierra es, luego yo soy; eso aprendí en mi viaje.

    – ¿Por qué ingresó en un monasterio?

    – A los 4 años vi morir a mi papá y vi como toda mi familia sufría. Pensé que eso de la muerte era algo terrible y me dije: “Haré cualquier cosa para que la gente deje de morir”. A los 7 años los monjes jainistas me dijeron que para trascender la muerte hay que renunciar al mundo, y me hice monje a los 9 años.

    – Nueve años después se marchó.

    – Leí a Gandhi, que decía que el mundo y la espiritualidad no deben estar separados, que debe haber espiritualidad en la política, en los negocios, en la vida cotidiana. También decía que la muerte es parte de la vida.

    – ¿Y decidió volver al mundo?

    – Hoy sé que la espiritualidad está en la motivación. Si la motivación cambia, todo lo que hacemos puede ser práctica espiritual.

    – ¿Qué es lo mejor que le ha pasado?

    – Conocer a mi mujer, June. He sido muy feliz, incluso hoy con 75 años sigo enamorado. Comprobé que a través de una persona se puede amar el universo, porque al universo no se le ama en abstracto. Y pude entender qué significa relacionarse, el universo sólo existe en relaciones.

    – Todo eso suena muy bien, pero….

    – Mire, la relación no se trata de ti, se trata del otro. Cuando yo me ocupo de mi mujer y ella se ocupa de mí, todos estamos bien cuidados, pero si yo tiro para mí mismo hay tensión y esa tensión se multiplica, el microcosmos está conectado con el macrocosmos.

    – ¿Qué más ha aprendido?

    – La cultura occidental se obsesiona en los logros, y por lo tanto mucha gente está frustrada. Cuando te olvidas de los frutos de tus acciones y te entregas a la acción en sí misma, entonces estás contento. Lo importante no es el fin sino el medio.

    – ¿Qué le ha costado entender?

    – Por qué una sociedad educada e inteligente corta la rama en la que está sentada. ¿Por qué estamos tan obsesionados con el materialismo?, ¿por qué seguimos destruyéndonos?

    – Porque el ser humano es así.

    – La naturaleza del ser humano tiene los dos polos: compasión y enojo, amor y miedo. Pero la cultura occidental ha institucionalizado el miedo; su política y su economía se organizan basándose en él. El dinero es hoy un fin en sí mismo, no sirve para intercambiar. Las sociedades que no tienen dinero están condenadas, ésa es la plaga que ha creado Occidente, y si no cambiamos ocurrirá una catástrofe, porque los recursos son limitados.

    – Si pudiera dirigirse a cada uno de los lectores, ¿qué les diría?

    – Que si van más despacio llegarán más lejos. No se obsesionen con la rapidez.

    – Es la rapidez la que nos persigue. Todos mis amigos quieren retirarse.

    – Ése es el desafío, la velocidad ha empezado a controlarnos a nosotros, ahora debemos transformarlo y ser maestros de nuestros destinos. Tome el control de su vida, vaya de la rapidez a la sabiduría. La sabiduría no viene rápido. El mundo occidental debería dormir más y hacer menos. Alarguen la siesta.

    – Ha intimado con Martin Luther King, Bertrand Russell, Krishnamurti, la madre Teresa, el Dalai Lama, ¿qué tienen en común?

    – Todos están libres del ego. Si uno insiste en el “yo, yo, yo” no logra ser quien es. Pero si dejas ir tu ego, te encuentras. Cuando una semilla deja de serlo, entonces es árbol.

    La verdad puede quemarte...Si no estás preparado...¡Huye!

    Escribe una respuesta

    XHTML: Puedes usar estos códigos html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>