Deja de buscar respuestas y las encontrarás

Almendruco’s Trick

El misterio de la vida consiste en dominar el viejo truco del almendruco





  • Licencia de uso

    Licencia de uso

      www.flickr.com
      Esto es un script de Flickr que muestra fotos del álbum Favorites. Crea tu propio script aquí.
  • Sindicación





  • Subscribir Almendruco's Trick con Bloglines

    Si quieres recibir Almendruco's Trick en tu correo, escribe tu e-mail:

    Se te enviará gracias a FeedBurner



    todas las estadísticas que puedas necesitar

    Troglo-fuerza

    20 December 2006

    Has comprado una casa con el correspondiente trozo de terreno o solar que la sustenta. Tienes un papel que dice que la casa donde vives es tuya (suponiendo que has pagado la totalidad de la hipoteca al banco, claro). Pero, ¿te has parado a pensar alguna vez como empezó este proceso de compra-venta? El promotor a quien le has comprado la casa compró en su día el terreno a alguien, y ese alguien lo compró anteriormente a otra persona. Si nos vamos remontando sucesivamente en el tiempo encontraremos a la persona que fue la primera “propietaria” de ese terreno. Y yo me pregunto…¿Cómo se pasa de un estado en el que la tierra no es de nadie al estado de que esa tierra es “propiedad” de uno? No vale pensar que el primero que llega se la queda. Muy probablemente los primeros que llegaron no tenían un notario, un pasante, un abogado y un vendedor de seguros cerca para reclamar posesión por vez primera de ese pedacito de tierra en el que asentarse y construir un hogar. No existía todo eso entonces. De todas formas, aún si hubiera existido el equivalente, seguro que aquellos antepasados nuestros que fueron primeros en llegar a cualquier sitio tenían mejores cosas que hacer que acumular cosas y propiedades para el futuro. Quizá tenga algo que ver que antiguamente había más presente que futuro: ¿cómo iban a pensar en pagar hipotecas de 30 a 50 años si con suerte llegaban a cumplir los 30 años? Seguro que tenían mejores cosas que hacer, como evitar ser comido, intentar comerse a otros animalitos (que tampoco querían ser comidos) e intentar reproducirse de vez en cuando con sus troglo-parejas. Ya veis, imperaba la ley de Darwin, la selección natural, la ley del más fuerte. ¿Ha cambiado algo hoy en día? Pensándolo bien, creo que no ha cambiado nada. Todo sigue igual. Mucho más adornado, suavizado y políticamente correcto, (odio esa expresión -perdón por usarla-) eso sí. Los ejemplos están por todas partes y conforman y afectan a todos los actos y situaciones de nuestra vida cotidiana. Desmenuza cualquier cosa, busca el origen y descubrirás como siempre se cumple “La ley del más fuerte”.

    Algunos ejemplillos:

    • Como habéis podido imaginar, el primer “terrateniente” (eso significa “tengo tierra”, ¿no?) era más fuerte que cualquier otro interesado en ese pedazo de planeta Tierra que el neo-terrateniente reclamaba para él.

    • ¿Quién gana una pelea callejera? El más fuerte, por supuesto. Es decir, el que posee más masa muscular. Bueno, en un libro de karate que tenía ponía que como dice la física: Fuerza = Masa x Aceleración. Esto significa que aún no teniendo tanta masa muscular, si eres rápido y golpeas con mucha aceleración, podrías aplicar una fuerza mayor a un contrario más musculoso pero más lento en ejecución. Aunque para que en realidad este oponente más canijo le gane al muscle-man no es suficiente con la rapidez; también debe tener puntería y darle en alguna parte que ya sea blanda por naturaleza (eso nunca falla). También ayuda tener sangre fría y no quedarse paralizado por el miedo ante un contrincante tamaño XXL.

      Con esta elucubración sobre las peleas no estoy haciendo apología de la violencia. Mi consejo sobre el tema de la violencia la puedo resumir en frases como estas: “La mejor batalla es la que se gana sin librarla”, “La mejor forma de evitar un golpe es no estar ahí”, “La guerra se pierde cuando se empieza” (uy, creo que a lo mejor podría atribuirme esta última frasecita. ¿Alguien conoce de algún sabio suertudo que naciera antes que yo que dijera algo parecido y por tanto me impida pasar a la posteridad?. Si es así, decidmelo y seguiré buscando alguna manera de pasar a la posteridad.)

    • El amor no se puede medir. Pero de alguna manera intuitiva, podríamos ponernos de acuerdo que en una pareja siempre hay uno que quiere más al otro. ¿A quien le va tocar sufrir más en esa relación? La respuesta es clara: al más débil, al que siente más amor por la otra persona. En los casos en que la diferencia entre cantidad de amor profesada va aumentando progresivamente, -si el que ama un poquito menos no hace nada para remediarlo-, la situación puede compensarse por parte del que ama demasiado si puede llevar a cabo una readaptación emocional que haga más acorde su ideal de estímulo-recompensa con la realidad. En los casos en que no lo consiga, le tocará sufrir y sufrir hasta la ruptura.

    • Algunas empresas utilizan técnicas monopolísticas o aumentan beneficios a costa de la explotación de mano de obra débil. Algunas empresas se fusionan y se expansionan con técnicas de dudosa moralidad en las que siempre prima el capital monetario antes que cualquier otro tipo de capital (el humano o el del medio ambiente). La globalización es ya un hecho, y todos compramos en las grandes superficies antes que en las tiendas pequeñitas porque sus productos son más baratos. Las multinacionales se comen a los osados que se atrevan a crecer lo suficiente como para generar un centímetro de sombra con el sol bajo del final del día. La empresa más fuerte se hace un carpaccio (que se la come cruda, vamos) con la empresa pequeñita, por muy simpáticos y llenos de buenas ideas e intenciones que tengan los dueños.

    • Los peces en el mar también juegan al Mortal Kombat. Apostad por el pez grande...siempre se come al pequeño.

    • Los americanos (por mucho que los defienda el Sr. Pepemari Aznar) van consiguiendo cualquier cosa que se les antoje por el peregrino método del repartimiento de mamporros a diestro y siniestro. ¿Que me interesa tu petroleo? Pues invado tu país y me lo quedo. Destruyo tus edificios (con sus correspondientes civiles en su interior) e infraestructuras y así también doy trabajo a mis constructoras. ¿Que consumo y poluciono 4 veces más que cualquier otro habitante del planeta? ¡No pasa nada! No se firma el protocolo de Kyoto y arreglado. Si las decisiones de la ONU no me convienen pues paso de todo, ejerzo mi derecho a veto…y callandito, ¿eh? Que quien tenga un problema conmigo debe saber que tengo muchísimos tanques, cazas, helicópteros, portaaviones y sobretodo cantidad de reclutas de minorías étnicas con el coco comido que patearán tu culo a una orden mía. Los presidentes americanos no son mejores que el troglodita de antaño que te daba una bofetada con la palma abierta para quitarte un pedazo de carne de la boca o para beneficiarse a tu troglo-novia. ¿Realmente alguien cree que hemos avanzado algo? La ley evolutiva sigue igual, en lo que se ha avanzado mucho es en disfrazar y maquillar la realidad con bonitas palabras y argumentos.

    • ¿Alguien tiene algún ejemplo de la “Ley del más fuerte” en la sociedad actual que pueda insertarse aquí?

     

    Conclusión para los que seáis demasiado vagos o no tengáis tiempo de leer toda la entrada:

    Sé fuerte, te irá mejor”

     

    Ah…y si os encontráis con “David, el gnomo” mucho cuidadito con él. Decía que: “…soy 7 veces más fuerte que tú…y veloz!…”

     

    mmm, voy a currarme unas flexiones y unas abdominales…

    2 comentarios to “Troglo-fuerza”

    1. Andrea es tan amable de compartir con nosotros lo siguiente:

      Hola caminante solar.
      Me parece bien que estés tan preocupado por semejantes atropellos de los cuales somos víctimas todos los seres de este planeta. En alguna medida es algo que no se puede evitar. Tal como lo decís esta probado a lo largo de la historia, diferentes hombres de ciencia han calificado, medido, estandarizado, analizado, hasta han profetizado sobre el hombre y su conducta. Hombres fuertes, países fuertes, continentes viejos, nuevos…
      No me queda claro si lo que te fastidia es esta condición animal de imponer nuestra genética o que no hayamos superado nuestra condición animal. La ley del más fuerte(aparte de la procreación) debe ser de lo poco que nos queda de aquellos primitivos simios-homosapiens que enfrentaron todo para evolucionar hasta nuestros días.
      No me queda claro qué tiene que ver esto con el amor.
      No es la primera vez que te leo y descubro que el amor se te presenta como un combate, una batalla(disculpá si me equivoco). No es raro. La mayoría de la gente piensa que hay que ganar o perder o empatar. Vos mismo lo pensás cuando hablás de sufrir por amor.
      En cambio yo creo que el amor debe ser la mayor muestra de civilización de los sentidos del hombre. A la ley de la fuerza oponerle la ley de la libertad que debería ser la que siempre rija al amor. La ley del más fuerte se remite al sentido de la posesión como bien. Lo correcto es poseer y así estamos, matándonos los unos a los otros por petróleo, por ideas, por religión, por hambre…
      No será que lo ideal sería abandonar todo concepto de posesión sobre los demás y sobre las cosas de los demás.
      No reniego de lo que tengo y que me gustaría tener . A las cosas hay que darles su justo valor. Lo que no tiene que tener medida es el amor. Sin agustia hay que vivir el hecho de que el amor es un sentimiento personal, el otro(objeto de nuestro amor)a veces ni se entera pero no por ello nuestro amor debe ser menor. Habrá que pensar en darle una nueva dirección. Gracias a dios si uno es de los que aman más;un corazón hermoso ama más. Cuando un ser ama todos los sentimientos se alborotan¿Por qué solo el egoísmo y la angustia se reflejan tan fuerte?
      No sé si queda claro. Cuando hablo de amor no solo me refiero al amor de pareja, amamos a nuetras familias,nuestroa amigos, nuestros ídolos, nuestras mascotas. Dar amor incondicionalmente es la mejor manera de curar el dolor que se siente por amor. Dar sin esperar nada más que la felicidad del objeto de nuestro amor.
      Tengo poco tiempo de conocernos, nada casi, pero aprovecho para decirte que es una alegría que seas parte de mi vida.
      No dejes de brillar.
      Un miniregalito de navidad

      De las alegrías, las inesperadas
      De las pieles, las no arrancadas

      De los cuentos, los incomprensibles
      De los consejos, los inaplicables

      De las muchachas, las nuevas
      De las mujeres, las infieles

      De los orgasmos, los no simultáneos
      De las enemistades, las mútuas

      De las estancias, las transitorias
      De las despedidas, las desapasionadas

      De las artes, las invalorables
      De los maestros, los inhumables

      De los placeres, los declarables
      De los objetivos, los secundarios

      De los enemigos, los sensibles
      De los amigos, los infantiles

      De los colores, el rojo
      De los mensajes, el mensajero

      De los elementos, el fuego
      De los dioses, el monstruo

      De los que caen, los adulones
      De las estaciones, octubre

      De las vidas, las límpidas
      De las
      muertes, las rápidas

      Bertold Brecht, Wunschliste

      Andrea desde La ciudad de la Furia

    2. edusol es tan amable de compartir con nosotros lo siguiente:

      Hola Andrea

      Más que un fastidio, es una observación. En este caso, la moraleja de la entrada es que visto lo visto, siendo prácticos, nos conviene ser fuertes en lugar de quejarnos y denunciar los atropellos de los matones del barrio (entendiendo como matones del barrio desde el local de nuestro pueblo a los que operan a escala global como los dictadores y presidentes de algunos países).
      Con ello no quiero decir que no haya que luchar por buenas causas para lograr hacer un mundo mejor. Lo que quiero decir es que lo mejor que podemos hacer en la vida es procurar ser fuertes. De hecho, solamente puedes aplicar tu fuerza para ayudar a los demás si eres suficientemente fuerte como para que te sobren las energías necesarias para ello.

      Te preguntas si me fastidia no haber superado nuestra condición animal cuyo objetivo principales propagar sus genes. Bueno, creo que es algo natural, que siempre ha sido así, que funciona bastante bien y por ello no parece que la evolución tenga pensado cambiar el sistema.

      Respecto a la crítica que hago a algunos poderosos, como “el presi” de turno de EE.UU. por ejemplo, lo que me molesta son los efectos directos de sus políticas sobre mi persona en concreto y sobre el mundo en general tanto desde el punto de vista de Gaia como el de mero hábitat de la comunidad de seres humanos.

      Hace años, antes de descubrir por fin el viejo truco del almendruco que me permitió resolver el misterio de la vida, me preocupaba incluso de los motivos que inducían a la gente a actuar mal. Ahora, después de quemar millones de neuronas en estos últimos años reflexionando y estudiando tan peculiares comportamientos de los “malos”, he conseguido no iniciar viajes largos para llegar a destinos conocidos. Cuando ya conozco el destino, me dedico a alguna otra cosa más interesante. Para quien se haya perdido me explicaré mejor con un ejemplo sencillo:

      El viaje sería este: Recopilar una cantidad ingente de datos (que podría) para demostrar que George Bush es malo, analizar el perfil psicológico de este personaje y escribir un libro sobre ello
      El destino sería: Informar a mis compañeros humanos de que si se cruzan con él, crucen al otro lado de la calle y eviten mirarle a los ojos (se dice por ahí que puede oler tu miedo).

      Otra razón para no hacerlo es porque hay gente que ya lo ha hecho con bastante conocimiento de causa y además con humor. Me estoy refiriendo al gran Michael Moore.

      Vamos al amor. Gran tema este, ¿no? El amor es un sentimiento básico, de los más básicos que hay. No lo poseen todos los animales. Algunos reptiles pueden comerse a sus crías recién nacidas; pero los mamíferos, por lo general no hacemos eso. Al contrario, el amor nos permite cuidar mucho mejor de nuestras crías y prepararlas bien para el panorama que se van a encontrar de mayores.

      Andrea, el amor no se me presenta como un combate. Probablemente no lo expresé con suficiente claridad, pero como criterio te diré que no me gusta generalizar ni clasificar nada porque creo que no se puede. Esto lo digo porque al referirme al sufrimiento de algunos enamorados, estoy señalando únicamente una componente de las incontables (¿infinitas?) componentes y matices que tiene cualquier concepto que el ser humano haya tenido el atrevimiento de definir con una palabra. ¿Qué es el amor? Imposible definirlo. Lo intentamos a través de los síntomas de los afectados por este sentimiento. Yo tan solo he hecho referencia a uno de ellos a modo de un ejemplo más de los que he utilizado en la entrada sobre diferentes manifestaciones de la ley del más fuerte. En este ejemplo concreto del amor, no es una batalla lo que yo veo, sino más bien un síntoma muy real de lo que le ocurre a cualquier enamorado. Si sientes amor, si estas enamorado, indefectiblemente vas a sufrir, al igual que también vas a experimentar la mayor de las alegrías, todo mezclado y en función de “como te sientas tratado” por la persona que amas (que no tiene nada que ver con “como te trata a tí” esa persona en su opinión). Aunque me he referido a sufrimiento, la limitación del lenguaje no hace obvia la realidad: que el sufrimiento y la felicidad van juntas: Si una persona no te hace sufrir, no la amas.

      Hay cosas que cuando las lees no admiten más comentario ni es posible añadir nada más. Así que voy a copiar sencillamente una frase que dices que me ha gustado mucho y subscribo completamente:

      “Dar amor incondicionalmente es la mejor manera de curar el dolor que se siente por amor. Dar sin esperar nada más que la felicidad del objeto de nuestro amor.” (Andrea Dafonte)

      Gracias por el miniregalito. Hay algunas partes que escapan a mi comprensión, pero no voy a estropear el miniregalito desmontando todas las piezas para comprobar el funcionamiento de esta pieza de literatura que me has regalado a mi y a todos los lectores de Almendruco’s Trick.

      Por cierto, la alegría es compartida Andrea. Hasta pronto. :-)

    Escribe una respuesta

    XHTML: Puedes usar estos códigos html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>