No definición de Zen

La única manera de entender el zen es practicándolo. El zen no puede definirse. Nada puede definirse. Estas palabras que leeis son engañosas. Lo son porque el lenguaje es engañoso. Os remito a todos los malentendidos que habeis sufrido y sufrireis a lo largo de vuestra vida. De todas maneras, no hay que renunciar al lenguaje. El lenguaje es limitado pero es una poderosa herramienta de comunicación, y aunque por su naturaleza nos impida transmitir las experiencias y las verdades que surgen de nuestro interior, al menos puede introducirte al tema.

Las 54 palabras que vais a leer a continuación no logran explicar que es el zen porque como ya he explicado, es imposible.

zeniszen.jpg

De todas maneras, os comento lo que esta fotografía me sugiere sobre el zen:

  • Me sugiere que el zen tiende a simplificar las cosas
  • Me sugiere que el zen es tan simple que es complicadísimo intentar definirlo (¿he dicho ya que no se puede?) directamente, por lo que se acaba antes intentando definirlo por exclusión, definiendolo por lo que no es zen. Nada puede ser zen, lo que nos lleva a la conclusión de que todo es zen.

Esta imágen la he encontrado gracias al buscador de imágenes google.

La imagen pertenece a la página web dedicada al Zen realizada por So-Im’s

Estos dos enlaces que siguen son mis pequeñas aportaciones a la difusión del Zen:

Recomendación de libro sobre Tao y zen

Traducción de 101 parábolas Zen al catalán

Esta entrada, aunque lo parezca, no tiene nada que ver con el Zen.