Deja de buscar respuestas y las encontrarás

Almendruco’s Trick

El misterio de la vida consiste en dominar el viejo truco del almendruco





  • Licencia de uso

    Licencia de uso

      www.flickr.com
      Esto es un script de Flickr que muestra fotos del álbum Favorites. Crea tu propio script aquí.
  • Sindicación





  • Subscribir Almendruco's Trick con Bloglines

    Si quieres recibir Almendruco's Trick en tu correo, escribe tu e-mail:

    Se te enviará gracias a FeedBurner



    todas las estadísticas que puedas necesitar

    Antiparàboles Zen…

    27 June 2006

    Vaya, vaya, vaya…mi gran amigo Juan Carlos (as know as Chino) se ha descolgado hoy con un par de emails subversivos en los cuales reniega de las profundas enseñanzas orientales que debieran guiar su vida… bé, bé, bé…que en farem de tú…La veritat es que s’ha currat les dues primeres de les seves anti-paràboles Zen. Ei! Vas a hacer las 101?? Viendo las dos primeras, te animo a ello. Son buenas! Por cierto, creo que un maestro de Zen te daría un collejón, pero OSHO que fué un gran maestro de la vida…creo que sonreiría al descubrir que vas por el buen camino…el de cuestionar todo, el del pensamiento alternativo y el de la creatividad. Felicidades!

    A continuació el seu email i les seves dues primeres Anti-paràboles (la part en castellà)

    Hola Edu,

    Empecé a leer el otro día las 101 parábolas Zen que con tanto esfuerzo conseguiste traducir. Me quedé con una sensación extraña en el estómago, pues si bien muchas de las parábolas contenían, lo que a mi modo de ver, eran grandes verdades, se me quedó en el cuerpo la idea de que estos koanes son demasiado excluyentes, que cualquier otro modo de pensar o sentir, cualquier cosa que difiera de su línea de pensamiento está equivocada. Dado que al fin y al cabo hay tantos modos de ver la vida como pares de ojos en el mundo, he decidido escribir poco a poco, y en la medida que me sea posible, mis “101 AntiParabolas Zen”; porque como diría el director de Valentine, la vida no es de un solo color…

    Aquí van las dos primeras :

    1. Una tassa de te

    Nan-in, un mestre japonès durant la era Meiji (1862-1912), va rebre a un professor d’universitat que va venir a preguntar sobre el Zen.

    Nan-in va servir el te. Va omplir totalment la tassa del visitant, i no va parar de posar te.

    El professor va observar el vessament fins que no va poder contenir-se. “Ja està plena. No n’hi entrarà més!”

    “Com aquesta tassa,” va dir Nan-in, “ets ple de les teves pròpies opinions y especulacions. Com puc mostrar-te Zen a menys que buidis primer la teva tassa?”

    A continuación, el profesor cogió su taza, la vació del té que Nan-in había vertido, y la llenó de leche hasta la mitad de su capacidad. Entonces el profesor se quedó mirando a Nan-in y le dijo: ¿ Por qué he de vaciarme de aquello que tanto esfuerzo me costó conseguir? Simplemente, busco algo que me complemente, algo que me haga mejor de lo que soy ahora. Y en ese momento, acabó de llenar la taza de leche con el té del viejo maestro; bebió de ella con sonrisa en los labios y mirada de placer en los ojos, mientras decía: ¡¡¡ Ahora está perfecta !!!

    60. El túnel

    Zenkai, el fill d’un samurai, va viatjar a Edo i allí va ser el reté d’un alt oficial. Es va enamorar de la dona del oficial i va ser descobert. En defensa pròpia el va matar. Llavors va fugir amb la dona.

    Els dos es van fer lladres. Però la dona era tant avariciosa que Zenkai es disgustava. Finalment, deixant-la, viatjà ben lluny a la província de Buzen, on es va convertir en un pidolaire ambulant.

    Per compensar el seu passat, Zenkai decidí complir amb algunes bones obres pel que li quedava de vida. Sabent que hi havia un camí perillós per sobre d’un precipici que havia causat la mort i lesions a moltes persones, va decidir cavar un túnel travessant la muntanya.

    Demanant menjar de dia, Zenkai treballava a les nits cavant els seu túnel. Quan varen passar trenta anys, el túnel feia 2.280 peus de llarg, 20 peus d’alt i 30 d’ample.

    Dos anys abans de completar la tasca, el fill del oficial que ell havia assassinat, que estava experimentat amb la espasa, va buscar Zenkai i vingué a matar-lo en venjança.

    “Et donaré la meva vida voluntàriament,” digué Zenkai. “Tant sols permet-me acabar el túnel. El dia que l’acabi, pots matar-me.”

    Així que el fill esperà el dia. Varis mesos passaren i Zenkai continuà cavant. El fill es va cansar de no fer res i va començar a ajudar a cavar. Desprès d’haver ajudat durant més d’un any, va arribar a admirar la forta voluntat i el caràcter de Zenkai.

    Finalment el túnel era complet i la gent podia fer-lo servir per viatjar de manera segura.

    “Ara talla’m el cap,” digué Zenkai. “La meva feina està acabada.”

    “Com puc tallar el cap del meu propi mestre? Demanà el jove amb llàgrimes als ulls.

    Se encontraban los dos hablando y con lagrimas en los ojos, cuando aparecieron a su lado varios soldados, que parecian escoltar a un hombre con vestimentas de funcionario imperial.

    “Buenos dias. Creo que debo presentarme” dijo el que aparentaba ser un funcionario. “Mi nombre es Tan Dao Vien, y soy funcionario imperial. Concretamente, soy recaudador de impuestos, y según mis informes, ninguno de los dos ha pagado al Emperador lo que debia en este último año…”

    Entonces, el hijo de oficial, que habia estado con Zenkai acabando el tunel, comenzó a explicar toda la historia al recaudador imperial.

    “Si, si, si, …toda esta historia es muy emotiva” respondió el funcionario, “pero no han cumplido con sus obligaciones hacia el emperador, y me veo obligado a denunciarlos y llevarlos presos”

    “Yo he sido capaz de perdonar al asesino de mi padre, y sin embargo Vd. no es capaz de perdonar una pequeña falta !!?. Pagaremos lo que debamos en cuanto nos sea posible…”

    “Demasiado tarde. Ni la lluvia cae hacia arriba, ni los impuestos son perdonados”. El funcionario se giró y espetó a los soldados que se llevaran presos a Zenkai y al joven.

    De camino a prisión, los dos reflexionaban sobre la naturaleza humana, y concluyeron que el perdón, al igual que un semilla, solo puede crecer sobre terreno fertil, y que algunas personas como el recaudador de impuestos, són aridas como el desierto del Gobi.

    Escribe una respuesta

    XHTML: Puedes usar estos códigos html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>